Neuralink, la empresa de Elon Musk, está bajo investigación en EE UU por posibles violaciones al bienestar animal | Tecnología


Neuralink, la compañía de Elon Musk que fabrica chips para ser implantados en el cerebro, está bajo investigación federal en Estados Unidos por posibles violaciones al bienestar animal, en medio de quejas internas del personal de que sus pruebas con animales se están acelerando, causando sufrimiento y muertes innecesarias, según documentos revisados por Reuters y fuentes familiarizadas con la investigación y las operaciones de la compañía.

Neuralink Corp está desarrollando un implante cerebral que espera ayude a las personas paralizadas a caminar de nuevo y curar otras dolencias neurológicas. La investigación federal fue abierta en los últimos meses por el inspector General del departamento de Agricultura de EE UU (USDA), a petición de un fiscal federal, según dos fuentes. La investigación, según una de las fuentes, se centra en las violaciones de la Ley de Bienestar Animal, que controla cómo los investigadores tratan y examinan a algunos animales. Este hecho se produce en un momento de creciente disidencia de los empleados sobre las pruebas con animales de Neuralink, e incluye quejas sobre la presión que ejerce Musk para acelerar el desarrollo que ha resultado en experimentos fallidos, según una revisión de Reuters de docenas de documentos y entrevistas de Neuralink con más de 20 empleados actuales y anteriores.

Tales pruebas fallidas han tenido que repetirse, aumentando el número de animales que se prueban y sacrifican, dicen los empleados. Los documentos de la empresa incluyen mensajes, grabaciones de audio, correos electrónicos, presentaciones e informes. Musk y otros ejecutivos de Neuralink no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Reuters no pudo determinar el alcance completo de la investigación federal o si involucraba los mismos supuestos problemas con las pruebas en animales identificados por los empleados en las entrevistas. Un portavoz del inspector general del USDA se negó a comentar. Las regulaciones de EE UU no especifican cuántos animales pueden usar las empresas para la investigación, y dan un margen significativo a los científicos para determinar cuándo y cómo usar animales en los experimentos. Neuralink ha pasado todas las inspecciones del USDA de sus instalaciones, según muestran los documentos regulatorios. En total, la compañía ha sacrificado alrededor de 1.500 animales, incluidos más de 280 ovejas, cerdos y monos, en experimentos desde 2018, según registros revisados por Reuters y fuentes con conocimiento directo de las operaciones de prueba con animales de la compañía.

Las fuentes dijeron que esa cifra es una estimación aproximada, porque la empresa no mantiene registros precisos sobre la cantidad de animales sacrificados. Neuralink también ha realizado investigaciones con ratas y ratones. El número total de muertes de animales no indica necesariamente que Neuralink esté infringiendo las normas o las prácticas de investigación estándar; muchas empresas suelen utilizar animales en experimentos para mejorar la atención de la salud humana y se enfrentan a presiones financieras para llevar productos al mercado rápidamente. Por lo general, los animales se matan cuando se completan los experimentos, a menudo para que puedan examinarse post-mortem con fines de investigación. Pero los empleados actuales y anteriores de Neuralink dicen que la cantidad de muertes de animales es más alta de lo necesario por razones relacionadas con las demandas de Musk para acelerar la investigación.

Errores humanos en pruebas animales

A través de documentos que abarcan varios años y entrevistas a empleados, Reuters identificó cuatro experimentos con 86 cerdos y dos monos que se vieron empañados en los últimos años por errores humanos. Los errores debilitaron el valor de los experimentos y requirieron que se repitieran las pruebas, lo que provocó la muerte de más animales, según aseguraron tres empleados o ex empleados de Musk. Las tres personas atribuyeron los errores a la falta de preparación del personal de prueba que trabajaba en un entorno de “olla a presión”. Un empleado, en un mensaje visto por Reuters, escribió una carta en tono enfadado a principios de este año a sus colegas sobre la necesidad de revisar la forma en que la compañía organiza las cirugías de animales para evitar “trabajos de piratería”. El cronograma apresurado, escribió el empleado, dio como resultado que los empleados estuvieran demasiado estresados y sin preparación suficiente para cumplir con los plazos y realizar cambios de última hora antes de las cirugías, lo que aumentaba los riesgos para los animales.

Musk se ha esforzado mucho para acelerar el progreso de Neuralink, que depende en gran medida de las pruebas con animales, dijeron empleados actuales y anteriores. “¡Podríamos permitir que las personas usen sus manos y caminen de nuevo en la vida diaria!” le escribió al personal a las 6:37 a. m., hora del Pacífico, el 8 de febrero. Diez minutos después, continuó: “En general, no nos estamos moviendo lo suficientemente rápido. ¡Me está volviendo loco!” En varias ocasiones a lo largo de los años, Musk les ha dicho a los empleados que imaginen que tienen una bomba atada a la cabeza en un esfuerzo por hacerlos moverse más rápido, según tres fuentes que escucharon repetidamente el comentario. En una ocasión, hace unos años, Musk les dijo a los empleados que provocaría un “fallo de mercado” en Neuralink a menos que hicieran más progresos, un comentario que algunos empleados percibieron como una amenaza para cerrar las operaciones, según un ex miembro del personal que escuchó su comentario.

Cinco personas que trabajaron en los experimentos con animales de Neuralink dijeron a Reuters que habían expresado su preocupación internamente. Dijeron que habían abogado por un enfoque de pruebas más tradicional, en el que los investigadores probarían un elemento a la vez en un estudio con animales y sacarían conclusiones relevantes antes de pasar a más pruebas con animales. En cambio, según dijeron estas personas, Neuralink lanza pruebas en rápida sucesión antes de solucionar problemas en pruebas anteriores o sacar conclusiones completas. El resultado: más animales en general son utilizados y sacrificados, en parte porque el enfoque conduce a pruebas repetidas.

Un ex empleado que pidió a la gerencia hace varios años que las pruebas se hicieran con más calma asegura que un alto ejecutivo le dijo que no era posible dadas las demandas de velocidad de Musk. Dos personas dijeron a Reuters que dejaron la compañía por preocupaciones sobre la investigación con animales. Los problemas con las pruebas de Neuralink han generado dudas internamente sobre la calidad de los datos resultantes, dijeron tres personas que han trabajado para la empresa. Tales problemas podrían retrasar potencialmente la oferta de la compañía para comenzar los ensayos en humanos, lo que Musk ha dicho que la compañía quiere hacer dentro de los próximos seis meses. También se suman a una lista creciente de dolores de cabeza para Musk, quien enfrenta críticas por su gestión de Twitter, que recientemente adquirió por 44.000 millones de dólares. Musk también continúa dirigiendo el fabricante de automóviles eléctricos Tesla Inc y la compañía de cohetes SpaceX.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE UU (FDA) está a cargo de revisar las solicitudes de la compañía para la aprobación de su dispositivo médico y los ensayos asociados. Sin embargo, el trato que la empresa da a los animales durante la investigación está regulado por el USDA, en virtud de la Ley de Bienestar Animal. La FDA no hizo comentarios.

Plazos incumplidos, experimentos fallidos

La impaciencia de Musk con Neuralink ha aumentado a medida que la compañía, que se lanzó en 2016, no cumplió con los plazos en varias ocasiones para obtener la aprobación regulatoria para comenzar ensayos clínicos en humanos, según documentos de la compañía y entrevistas con ocho personas que han trabajado para la empresa. Algunos rivales de Neuralink están teniendo más éxito. Synchron, que se lanzó en 2016 y está desarrollando un implante diferente con metas menos ambiciosas para los avances médicos, recibió la aprobación de la FDA para comenzar los ensayos en humanos en 2021. El dispositivo de la compañía ha permitido a las personas paralizadas enviar mensajes de texto y escribir solo con pensar. Synchron también ha realizado pruebas en animales, pero solo ha sacrificado a unas 80 ovejas como parte de su investigación, según estudios del implante Synchron revisados por Reuters.

Musk se acercó a Synchron sobre una posible inversión, informó Reuters en agosto. Synchron se negó a comentar. De alguna manera, Neuralink trata a los animales bastante bien en comparación con otras instalaciones de investigación, dijeron los empleados en entrevistas, haciéndose eco de las declaraciones públicas de Musk y otros ejecutivos. Los líderes de la compañía se han jactado internamente de construir un “Disneyland de monos” en las instalaciones de la compañía en Austin, Texas, donde los animales de laboratorio pueden deambular, dijo un ex empleado. En los primeros años de la compañía, Musk les dijo a los empleados que quería que los monos en su operación en el Área de la Bahía de San Francisco vivieran en un “Taj Mahal de monos”, según un exempleado que escuchó el comentario. Otro ex empleado recordó que Musk dijo que no le gustaba usar animales para la investigación, pero que quería asegurarse de que fueran “los animales más felices” mientras estuvieran vivos.

Sin embargo, a los animales les ha ido menos bien cuando se usaron en la investigación de la compañía, dicen algunos empleados. Las primeras quejas sobre las pruebas de la compañía afectaron a su asociación inicial con la Universidad de California, Davis, para realizar los experimentos. En febrero, un grupo de derechos de los animales, el Comité de Médicos por la Medicina Responsable, presentó una queja ante el USDA acusando al proyecto Neuralink-UC Davis de realizar cirugías de un modo incorrecto y divulgaron públicamente sus hallazgos. El grupo alegó que los cirujanos usaron el pegamento quirúrgico incorrecto dos veces, lo que provocó que dos monos sufrieran y finalmente murieran, mientras que otros monos tuvieron diferentes complicaciones por los implantes. La compañía ha reconocido que sacrificó a seis monos, siguiendo el consejo del personal veterinario de UC Davis, debido a los problemas de salud causados por los experimentos. Llamó al problema con el pegamento una “complicación” por el uso de un “producto aprobado por la FDA”. En respuesta a una consulta de Reuters, un portavoz de UCDavis compartió una declaración pública anterior defendiendo su investigación con Neuralink y diciendo que cumplió con todas las leyes y regulaciones.

Dos investigadores en una captura de un vídeo promocional de Neuralink, mientras implantan uno de los chips.
Dos investigadores en una captura de un vídeo promocional de Neuralink, mientras implantan uno de los chips.

Un fiscal federal en el Distrito Norte de California remitió la denuncia del grupo de derechos de los animales al inspector general del USDA, que desde entonces inició una investigación formal, según una fuente con conocimiento directo de la investigación. Después, los investigadores del USDA preguntaron sobre las acusaciones relacionadas con la investigación con monos de UC Davis, según dos fuentes familiarizadas con el asunto y correos electrónicos y mensajes revisados por Reuters. La investigación se refiere a las pruebas y el tratamiento de animales en las propias instalaciones de Neuralink, dijo una de las fuentes, sin dar más detalles. En 2020, Neuralink decidió realizar su programa internamente y, desde entonces, ha construido sus amplias instalaciones en California y Texas. Un portavoz de la oficina del fiscal de Estados Unidos para el Distrito Norte de California se negó a comentar.

Delcianna Winders, directora del Instituto de Políticas y Leyes Animales de la Facultad de Derecho y Graduados de Vermont, dijo que es “muy inusual” que el inspector general del USDA investigue las instalaciones de investigación con animales. Su trabajo, asegura, se ha centrado principalmente en los últimos años en las acciones de peleas de perros y peleas de gallos al aplicar la Ley de Bienestar Animal.

“Es difícil para los cerditos”

Los errores que llevaron a muertes innecesarias de animales incluyen un caso en 2021, cuando a 25 de 60 cerdos se les implantaron dispositivos del tamaño incorrecto en la cabeza, un error que podría haberse evitado con más preparación, según una persona con conocimiento de la situación y documentos y comunicaciones de la empresa revisados por Reuters. El error despertó las alarmas entre los investigadores de Neuralink. En mayo de 2021, el científico Viktor Kharazia escribió a sus colegas que el error podría ser una “señal de alerta” para los revisores del estudio de la FDA, que la compañía planeaba presentar como parte de su solicitud para comenzar los ensayos en humanos.

Sus colegas estuvieron de acuerdo, y el experimento se repitió con 36 ovejas, según la persona con conocimiento de la situación. Todos los animales, tanto los cerdos como las ovejas, fueron scrificados después de los procedimientos, dijo la fuente. Kharazia no hizo comentarios en respuesta a las solicitudes.

En otra ocasión, el personal implantó accidentalmente el dispositivo de Neuralink en la vértebra equivocada de dos cerdos diferentes durante dos cirugías separadas, según dos fuentes con conocimiento del asunto y documentos revisados por Reuters. El incidente frustró a varios empleados que dijeron que los errores, en dos ocasiones separadas, podrían haberse evitado fácilmente contando cuidadosamente las vértebras antes de insertar el dispositivo. El veterinario de la empresa, Sam Baker, aconsejó a sus colegas que sacrificaran inmediatamente a uno de los cerdos para acabar con su sufrimiento. “Basándonos en la baja probabilidad de una recuperación completa y su actual bienestar psicológico deficiente, se decidió que la eutanasia era el único curso de acción apropiado”, escribió Baker a sus colegas sobre uno de los cerdos un día después de la cirugía, agregando un emoji de corazón roto. Baker no ha querido comentar sobre el incidente.

Los empleados a veces han rechazado las demandas de Musk de moverse más rápido. En una discusión de la compañía hace varios meses, algunos empleados de Neuralink protestaron después de que un gerente dijera que Musk los había alentado a realizar una cirugía compleja en cerdos demasiado pronto. Los empleados se resistieron alegando que la complejidad de la cirugía prolongaría la cantidad de tiempo que los cerdos estarían bajo anestesia, poniendo en riesgo su salud y recuperación. Argumentaron que primero deberían averiguar cómo reducir el tiempo que llevaría hacer la cirugía. “Es difícil para los cerditos”, dijo uno de los empleados, refiriéndose al largo período bajo anestesia. En septiembre, la empresa respondió a las inquietudes de los empleados sobre sus pruebas con animales organizando una asamblea pública para explicar sus procesos. Poco después, abrió las reuniones al personal de su junta con mandato federal que revisa los experimentos con animales.

Los ejecutivos de Neuralink han dicho públicamente que la compañía prueba animales solo cuando ha agotado otras opciones de investigación, pero los documentos y mensajes de la compañía sugieren lo contrario. Durante una presentación del 30 de noviembre que la compañía transmitió en YouTube, por ejemplo, Musk dijo que se usaron cirugías en una etapa posterior del proceso para confirmar que el dispositivo funciona en lugar de probar hipótesis iniciales. “Somos extremadamente cuidadosos”, dijo, para asegurarse de que las pruebas sean “confirmatorias, no exploratorias”, utilizando las pruebas con animales como último recurso después de probar otros métodos. En octubre, un mes antes de los comentarios de Musk, Autumn Sorrells, la jefa de cuidado de animales, ordenó a los empleados eliminar retroactivamente la palabra “exploración” de los títulos de los estudios y dejar de usarla en el futuro. Sorrells no hizo comentarios en respuesta a las solicitudes.

Los registros de Neuralink revisados por Reuters contenían numerosas referencias durante varios años a cirugías exploratorias, y tres personas con conocimiento de la investigación de la compañía rechazaron enérgicamente la afirmación de que Neuralink evita las pruebas exploratorias en animales. Las discusiones de la compañía revisadas por Reuters mostraron que varios empleados expresaron su preocupación por la solicitud de Sorrells de cambiar las descripciones de los estudios exploratorios, diciendo que sería inexacto y engañoso. Uno señaló que la solicitud parecía diseñada para proporcionar “mejore imagen” sobre Neuralink.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *